ARCTURUS
Un Circo sin humor, no es Circo.

Febrero 27/2018, Club Blondie.

Seamos honestos, al momento de hablar de Metal con temáticas exóticas, estas nunca son del todo originales; casi siempre centrándose finalmente en el ocultismo y tópicos religiosos ya bastante manoseados. Pero en este caso, anoche tuvimos una gran excepción: Recibir en nuestro país a una banda de Black Avant Garde -como lo es ARCTURUS– es algo no se ve todos los días.

BLAXEM
Por las maravillas de la tecnología, hoy en día es bastante fácil acceder al material musical de cada banda si es que se encuentra en las plataformas virtuales correspondientes. Así es como dí con su única producción discográfica de los nacionales BLAXEM, denominado “Who Cares” (2017). Como soy convencido que el Metal nacional no tiene nada que envidiarle al europeo/norteamericano, le eché un vistazo antes de asistir el día de hoy y, sorprendiéndome gratamente, estos muchachos sonaban mejor en vivo que en estudio.

Con un show de aproximadamente unos 7 temas, los nacionales dieron una presentación precisa, pero desgraciadamente con una baja asistencia y motivación por parte de los asistentes en ese minuto, algo tristemente recurrente.

BLAXEM ejecuta un estilo Thrash/Groove Metal, pero a ratos con tempos lentos lo que lo hacen interesante. Los Santiaguinos se escuchan sólidos y claros, pero se percibe una puesta en escena un tanto nerviosa y tímida por parte de Daniel Hidalgo (voz y guitarra), quien no logra motivar de forma enérgica al público. A pesar de esta percepción, las últimas dos canciones marcan la diferencia, siendo notoriamente más rápidas y pesadas que el resto, lo que marca un antes y después en la respuesta de la gente. Acto seguido, se despiden agradeciendo la atención de los asistentes.

ARCTURUS
Con un sesgo auditivo cargado de prejuicios por las ‘dificultades técnicas’ -llamémoslo así- que tuvo ARCTURUS en sus dos visitas anteriores, mi postura crítica hoy iba al más puro estilo Ítalo Pazzalacua: Literalmente hacer ‘pebre’ el sonido.

Siendo las 21:00 en punto, salen a escena el quinteto liderado por ICS VORTEX (ex-DIMMU BORGIR, BORKNAGAR) con una puesta en escena sencilla y sin tanta parafernalia, pero eso sí, en una Discoteque Blondie a media capacidad, lo cual encuentro bajo de lo esperado a mi parecer.

Los noruegos arrancan con “Kinetic”. Sin embargo, la calidad del sonido que se percibe es absolutamente reventado y desnivelado, resaltando por sobre todos los instrumentos el teclado de Sverd y la voz de ICS Vortex; sobre todo de este último que se mantuvo con volumen demasiado fuerte hasta el fin del concierto. Entonces vino a mi mente mis peores temores: “¿En serio?, ¿De nuevo?. O sea, aquí el problema no es el sonidista de turno, si no que son estos ‘monos’ los que tocan mal”. Mi pesadilla continua con “Nightmare Heaven”, escuchándose un acople del teclado absolutamente desagradable que no pasa desapercibido para nadie. Mucho de nosotros nos tapamos los oídos y otros derechamente a pifear, gritar cosas y darle unlike a la banda. Y para rematar, hubo constantes cortes de la señal del micrófono de Vortex. ¡No lo puedo creer!

La guitarra de Knut Magne Valle, que durante los primeros dos cortes no se había escuchado prácticamente nada, finalmente si pudimos oír algo de ella en el inicio acústico de “Crashland”. Por fin el sonido de su presentación comienza a mejorar por cada tema, siendo esta mejora evidente en la ejecución de “The Chaos Path” (mí canción preferida de ARCTURUS), donde realmente tanto volúmenes como ecualización se encuentran perfectamente estabilizados. La única dificultad -como les dije anteriormente- era volumen de la voz de Vortex quien, a pesar de tener un registro privilegiadamente técnico, el excesivo nivel absorbe toda la ejecución de sus colegas.

Ya cuando parecía todo marchar en orden y sin dificultades e íbamos a tener un concierto ‘decente’, en medio de la ejecución de “To Thou Who Swellest in the Night”, Knut se retira del escenario dejando a sus colegas tocando sin guitarra (!). Vortex mira en varias ocasiones hacia el costado del escenario para entender qué cresta estaba pasando. Finalmente, y luego de entender de que el guitarrista no iba a volver rápido, el vocalista le pide al público que los ayude con los coros en el solo, algo que fue accidentalmente notable.

Con Knut devuelta al proscenio, los noruegos se despiden con “Angst”, marcando oficialmente el fin de otra decepcionante -en términos sonoros- performance en nuestro país. Vortex se retira raudo y sin despedirse de los asistentes que, con mucha fé y emoción, los vinieron a ver.

Ya con el escenario vació y las luces encendidas -signo inequívoco que esto no daba para más-, el publico insiste desaforadamente el regreso de los músico. A modo de sopresa, ARCTURUS vuelve para solamente ejecutar una última pieza: “Evacuation Code Deciphered”, dando un cierre inesperado, pero también digno. Un dulzor en la boca.

¿Qué puedo concluir, estimados amigos? Primero que todo, ¡No tocaron “Ad Absordum”!; Segundo, ¡Pucha los cabros accidentados en el sonido! ¡Lo volvieron a hacer!; Y tercero, y algo que lo tomo de buena manera: ¿Qué es un circo sin humor? Como dicen los circenses con orgullo “El show debe continuar”, y parece que ARCTURUS tiene esa frase como emblema de batalla.

Por Vicente Miranda H.
Fotos: Víctor Donoso G. (Ver galería completa en el siguiente Link.)

0 Comentarios

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register