CULT OF FIRE
पूजा सुंदर और विनाशकारी।.

Junio 21/2018, Club Blondie.

Si ya no fuera para mi suficiente la pasada visita de BATUSHKA hace poco más de un mes, anoche, en el Club Blondie, se vivió otra épica ceremonia de Metal Negro imposible de borrar de la memoria. Es que la puesta en escena y -obviamente- música con los cuales CULT OF FIRE vienen mostrando hace casi 8 años, era algo que estaba esperando con muchas ganas.

Saco al baile primeramente a BATUSHKA, ya que si bien tienen una melaza y temáticas culturales completamente diferentes (Ortodoxismo ruso por parte de los Polacos vs el actual Vedismo/Hinduismo de los Checos), poseen un arte escénico tan, pero tan similar y tan interesante de apreciar, que finalmente es algo que no se debe pasar por alto para cualquier simpatizante del Black Metal de Proscenio. Además, ¿Quien puede ver este tipo de rituales todos los días?

CULT OF FIRE salió preciso a las 21:30 hrs, y déjenme decirles que cualquier expectativa que tenia de los primeros minutos se cumplieron a cabalidad. La banda suena increíble en vivo, y desde el vamos con “When Death Is All” (“मृत्यु ही सत्य है”) hasta el final con “Satan Mentor”, fue místicamente apabullante, a pesar de unos ligeros acoples que no empañaron en nada la acústica general de la presentación.

Los de República Checa -que con su actual vestimenta parecieran que le hicieran un tributo al “Chacal de la Trompeta”– repasaron humildemente en una hora sus 2 elepés (“Triumvirát”, 2012; “मृत्यु का तापसी अनुध्यान”, 2013) y parte de sus 2 últimos epés (“Life, Sex & Death”, 2016; Untitled EP, 2017); pero predominando, obviamente, las melodías inspiradas en el folklore Hindú, a la postre temática que marca un punto de inflexión en la banda y que los separó largamente del resto de sus colegas.

En resumen -y pesar que me hubiera encantado escuchar en vivo tracks como “Z jícnú propastí” o la versión en vivo “Burned by the Flame of Divine Love” (दिव्य प्रेम की ज्वाला से दग्ध)-, CULT OF FIRE nos regaló una puya bella y destructora, tal como lo simboliza la diosa Kali, santa patrona de la banda, que seguramente gozó, al igual que nosotros, de una noche oscura e inolvidable. “om krim kalyai namah”.

Por Erik Domínguez C.
Fotos: Max Batlle (Ver galería completa en el siguiente Link.)

0 Comentarios

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register