KADAVAR
Conjuro Clásico.

Febrero 25/2018, Espacio San Diego 1455.

Lo que pasó anoche en el Espacio San Diego con KADAVAR es algo digno de comentar:

En primer lugar, lo que para mí llega a ser una mera curiosidad, no deja de llamarme poderosamente la atención que este recinto, no teniendo una infraestructura 100% orientada a los eventos musicales en vivo, suene tan INCREÍBLEMENTE bien. Ya me pasó el año pasado con BELZEBONG -para mí el mejor concierto del 2017-, y ahora con la segunda visita de KADAVAR a nuestro país. Es que el sonido propuesto por la banda alemana anoche fue tan apabullante, que aún no salgo de la satisfacción y el asombro; ¡cuático!

Y por otro lado, la intensidad y onda que los alemanes dibujaron en su presentación que duró casi hora y media, es que hace lo vivido anoche se enmarque como una de las mejores performances del 2018… ¡Y eso que estamos recién empezando el año!

BAGUAL:
La comunión con el sonido clásico y Sabbatico comenzó con BAGUAL, quienes 5 minutos antes de la hora señalada por la producción, subían al escenario para repasar parte de su carrera conformada por sus tres producciones: “I: Viento sur” (2014), “II: Viento norte” (2015) y “Nulla” (2017).

Con una presentación bastante solida, en 35 minutos, los santiaguinos dieron un buen comienzo a la jornada, pero eso sí, como pasa casi siempre en las bandas nacionales, el sonido no estuvo a la altura. Partiendo por un corte de energía en el primer track, “Asamblea”, que apagó todas las cuerdas -aunque debemos reconocer que la banda salió jugando con la falla-, hasta el excesivo volumen alto que tenían los platillos de la batería. Aún así, raya para la suma, BAGUAL sale con reacciones positivas mías y del resto de los asistentes.

KADAVAR:
Con una puntualidad alemana, KADAVAR sale al proscenio justo a las 22:00 hrs. Me llama la atención que la batería de Christoph “Tiger” Bartelt no se encuentra arriba de la tarima, sino que está abajo y justo al centro entre la guitarra de Christoph “Lupus” Lindemann y el bajo de Simon “Dragon” Bouteloup, haciendo esto como algo más cercano para el resto del publico.

Los teutones parten su show con “Skeleton Blues”, tercer track de su última placa “Rough Times” (2017), para así, sin repetir y equivocarse, realizar un intenso show que recorrió de manera pareja los cuatros discos de la banda, y que solo encontró un alto en el encore cuando remataron con 2 joyas del “Abra Kadavar” (2014): “All our Thoughts” y “Come Back Life”. ¡Te pasaste!

El sonido -tal como lo apunté majaderamente al comienzo de esta nota- fue INCREÍBLEMENTE nítido y puro, y eso, sumando toda la puesta en escena, hacen que esta nueva visita de los KADAVAR a nuestro país se enmarqué como unos de los mejores del año. Es que no te puedo decir otra cosa, viejo.

Amigos de KADAVAR, vuelvan a nuestro país cuando quieran, porque escuchar bandas con esa calidad técnica es y será siempre un gusto. Aunque suene cliché, el que no fue, no sabe lo que se perdió.

Por: Erik Domínguez C.
Fotos: Victor Donoso Gutiérrez. (Ver galería completa en el siguiente Link.)

0 Comentarios

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register