Metal Attack II
Pateando Cráneos.

Septiembre 26/2018, Teatro Caupolicán.

¡Qué pedazo de cartel tuvimos el lujo de presenciar! Si bien las 3 bandas son viejos conocidos en estas tierras -siempre atrayendo a una buena cantidad de fanáticos-, se trata de nombres tan potentes que muchos se repetirían el plato sin asco. Y así fue: un Caupolicán que se llenó a cagar, especialmente en cancha que contó con varios extras bajados desde platea pa’ meterse directo al mosh.

RECRUCIDE:
La patada inicial vino por parte de los compas de RECRUCIDE, jugando de local ante mas o menos la mitad de la capacidad del recinto. El sonido impeque, lo cual fue tendencia durante la noche; no hubo mayores inconvenientes en ninguna de las presentaciones, y se agradece la preocupación en ello. En media hora casi exacta repasaron principalmente temas de su más reciente disco, “The Cycle” (2017), con un Death Metal técnico que no pierde terreno en potencia ni intensidad. Buenos amigos de “TPcito” por lo demás; siempre es un gusto ver su interesante propuesta en vivo, con mayor razón ahora que vienen regresando de su gira por tierras europeas. ¡Grande, cabros!

DESTRUCTION:
A eso de las 20 horas vino el turno de los alemanes de DESTRUCTION, que rápidamente dieron comienzo a los riffs de la notable “Curse the Gods”, desatando los mosh que serían la tónica durante el resto de la jornada.

Gran recepción del público al show de los alemanes; pese a que no varía mucho en el tiempo, siempre dejan la patá cuando pasan por Chile. Y cómo no si suenan de puta madre, una intensidad aplastante en instrumentos y la voz de Schmier que mantiene su calidad intacta con el paso de los años. En una hora de show dieron varias joyitas que mantuvieron al público cabeceando y mosheando casi sin descanso, destacando la agresividad en el sonido del poderoso trío germánico. “Tormentor”, la genial “Mad Butcher”, “Release from Agony”, “Total Desaster” fueron algunos de los temas más connotados que tuvimos el gusto de presenciar antes de que viniera el turno de “Bestial Invasion”, tema que suele cerrar las presentaciones de los alemanes, tras lo cual se despiden de la fanaticada y salen raudos para dejar a disposición el escenario.

NAPALM DEATH:
NAPALM DEATH fue el encargado de continuar esta gloriosa jornada de Metal pesado, con una presentación sólida que viene a ser toda una declaración de principios.

Con una puntualidad inglesa aparecen en escena Shane Embury, Barney Greenway y compañía para dar inicio con “Multinational Corporations” e “Instinct of Survival”, ambas del icónico disco “Scum” (1987), pieza clave en el grindcore especialmente, y uno de los principales componentes del setlist que en esta pasada nos trajeron los oriundos de Birmingham. El público los recibió con entusiasmo y aumentó un poco la carga de la jornada aplicando harto stage diving además de todo el webeo ya montado y la cancha sobrepasada en capacidad. Entre tema y tema “Barney” marcando la pauta, hablando de lo fundamental que es garantizar que todos tengan una buena vida, sin importar raza ni nacionalidad, del amor y la paz como valores principales, de opresión que ejerce el mundo globalizado de hoy y ver como en 30 años desde el lanzamiento del mencionado “Scum” ha cambiado tan poco este escenario de guerra, pobreza y desigualdad.

Buen sonido de la banda, el distorsionado bajo de Shane marcando la pauta y una ejecución impecable en guitarras de John Cooke ante a la ausencia de Mitch. A Pablo Mármol se le notan un poco los años de carrete sí, pero creo que lo hace de buena manera en cualquier caso, dándole un sonido más jarcor punk a la banda, lo cual se acentúa con la critica social que hay tras las letras y el pensamiento de la banda. Temazos como “Scum”, “You Suffer” o la increíble “Suffer the Children” -uno de los mejores pa’ mi- mantuvieron los ánimos por lo alto dentro del respetable, que no arrugó ni amainó durante la presentación. Mención aparte al homenaje a uno de los grandes artistas chilenos, asesinado por la dictadura: Victor Jara, a quien dedicaron el tema “Silence is Deafening”; dudo que él la hubiera disfrutado en todo caso, pero se agradece la intención. Realmente me emocionó ver la parada de los ingleses y su coherencia, su discurso antifacista y la respuesta NOTABLE de parte del público cantando “Alerta, alerta fascista, que todo el territorio se vuelva anarquista”. Acto seguido, vino el célebre cover a DEAD KENNEDYS “Nazi Punks Fuck Off”. El cierre llegaría con “Siege of Power”, también del “Scum”, tras una hora de presentación que dejó a todos contentos y al menos a quien escribe, con el corazón lleno.

CANNIBAL CORPSE:
Para cerrar tan magna jornada vendría el turno de CANNIBAL CORPSE bajo el alero de sus miembros fundadores, Alex Webster y Paul Mazurkiewicz, y George “Cogote e’almeja” Fisher en las voces. Un azote de principio a fin, así tal cual. Un sonido brutal por donde se le mire y una ejecución veloz que marcó la pauta desde los primeros riffs de “Code of the Slashers”, corte de su más reciente álbum, “Red Before the Black” (2018). Del mismo disco le seguirían “Only One Will Die” y el track que da nombre al mismo. Buen sonido, aunque en lo personal me parece que ya es un poco como parte de la fórmula; temas por aquí por allá que son buenos, pero de repente como que hay bastante similitud con trabajos anteriores. Pero que vá, si el Caupolicán lleno hasta la tusa como estaba los ovaciona, es porque con su extensa trayectoria se las han hecho todas. El mosh se hizo más denso y más grande sin importar el cansancio y cada cual dió lo mejor de si ante el desenfrenado Death Metal de los gringos de CANNIBAL, dejando en cuenta la estrecha relación que hay con el país y el afecto mutuo entre la banda y el respetable.

La hora de clásicos llegó con “Gutted”, del “Butchered at Birth”, y continuaría como un azote incesante con cortes del calibre de “Vilma sueltalaguagua” (Devoured By Vermin), “A Skull Full of Maggots” y “I Cum Blood”. Todos mojados con tanto temazo y tanta cerveza. La patita final del show vendría con dos verdaderos himnos de CANNIBAL CORPSE: “Stripped”, “Raped and Strangled” y “Hammer Smashed Face” como guinda de esta oscura torta, que dejó a todos exhaustos pero contentos; algo así como una buena cacha, pero con harto Metal y tripas de por medio. Un amor con el público Corpsegrinder, animando durante toda la presentación a los asistentes.

Jamás había visto a ninguna de las 3 bandas y quede realmente encantado. Saldar cuentas pendientes con estas agrupaciones y con este nivel superó todas mis expectativas, que dados los nombres no era menos. ¡Y puta que valió la pena! Esperemos que en futuras versiones del Metal Attack -en caso de haber- se mantenga la vara tan alta como lo realizado en esta ocasión, porque fue realmente a toda raja. ¡Salud!

Por Hernán Gonzalez U.
Fotos: Max Batlle. (Ver galería completa en el siguiente Link.)

0 Comentarios

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register