STONED JESUS
¡A toda raja!

Agosto 11/2017, Espacio San Diego 1455.

Qué lindo es ver cuando se genera este tipo de cercanía entre una banda y su gente. ¡La cagó! Se nota lo importante que es Chile pa’ los STONED JESUS, haciéndolo patente incluso al iniciar el concierto, dado que fuimos no solo su primer concierto en Sudamérica, sino también el primero de una banda de rock ucraniana en estas tierras. Un gusto haberlos escuchado el año pasado en el Rock & Guitarras y realmente un lujo tenerlos nuevamente por acá. ¡Se pasaron!

En cuanto al show en sí, fue una bomba. Llegué a las 21:30 -por un viaje horrible desde Viña y tacos infernales a la entrada de Stgo– y me encuentro en el Espacio San Diego con un buen margen de público, un olor a hierba generalizado y sus buenas cervezas; qué mejor. Lamentablemente no pude ver a ARTEAGA ni DEMONAUTA, grandes exponentes del Stoner nacional.

Pasadas las 21:50 suben al escenario los ucranianos, dando el puntapié inicial con Stormy Monday. Los riffs van tomando fuerza con cada paso hasta inundar el Espacio San Diego, el cual responde con una cálida recepción.

Tras el saludo inicial, dan paso a una sólida e hipnótica ejecución de Bright like the Morning, tema que abre el disco cuyo 5º Aniversario nos reúne en esta ocasión: el aclamado Seven Thunders Roar (2012). El sonido por lo demás fue impecable y permitió que la banda se luciera en cada tema que tocaron. Igor se pone la mano al corazón y agradece el cariño de los fanáticos que coreaban la canción.

Otro de los puntos altos de la noche vendría a continuación, la pegadísima Electric Mistress, la cual fue coreada en todo el recinto y vacilada a más no poder. Luego sería el turno de Indian y el himno de la banda: I’m the Mountain. Sin dudas el temazo de la noche, toda esa fuerza y la gran ejecución de sus músicos redondean un gran tema al cual le explotan todo su potencial. Sencillamente majestuosa. Mención aparte pa’ la mini improvisación que se mandaron, ¡Estuvo notable!

Ya cerrado el set de Seven Thunders Roar, vino el turno de Black Woods, donde sacan su veta más sabática mezclada con un ambiente oscuro y psicodélico, atrapante a cagar. Para cerrar la noche se mandaron con Here come the Robots. Un gran cierre para este show cargado riffs lentos y pesados, así como también de potentes descargas de energía.

Ojalá mantengan la costumbre de volver seguido por estos lados, realmente se les agradece el afecto y la camisa sopeada de Igor.

Por: Hernán Gonzalez U.
Fotos: Victor Donoso Gutiérrez. (Ver galería completa en el siguiente Link.)

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register