CAVALERA CONSPIRACY
“Who has won? Who has Die?”

NOTA DEL EDITOR: Esta reseña fue completamente autogestionada. Es por lo anterior, que no tenemos fotografía oficial e hicimos una propia.


Noviembre 13/2018, Teatro Cariola.

Lo de anoche, con la presentación de los CAVALERA CONSPIRACY y su setlist ultraespecial, fue una especie de revancha personal. La primera vez que vino “The Rial” SEPULTURA no tuve la posibilidad de asistir a ese ritual, del cual hasta el día de hoy se habla. Había pensado en bautizar esta nueva reseña con un simple “Volver a los 17”; no obstante, cambié de parecer para responder la pregunta que da nombre a estas líneas.

Las expectativas eran altas, más si tomaba en consideración que interpretarían clásicos de antaño, los que pertenecen a dos discos fundamentales dentro de la historia del Metal Sudamericano y del mundo mundial: “Beneath The Remains” y “Arise”.

Ingresamos cuando ya habían sonado los dos primeros temas, desgraciadamente los accesos no eran lo suficientemente amplios para que los participamos de una jornada casi perfecta. En ese sentido, creo que la productora debería habérsela jugado por el Teatro Caupolicán, hubiese sido el “remember” perfecto de la relación que se gestó en aquellos años.

El Recinto de calle San Diego se impregnó de nostalgia y sudor… ¡¡porque puta que hacía calor!! El sonido acompañó de principio a fin, los hermanos Cavalera -a pesar de que tienen más inviernos en el cuerpo- se encuentran en gran forma. Sus escuderos Marc Rizzo y Mike León fueron el complemento perfecto para las mentes que engendraron los himnos que sonaron anoche, como “Primitive Future”. “¡Circle Pit!” Fue el grito de guerra de un Max que interactuó bastante con el público y que comandó con su voz el ritual de destrucción en cortes como “Inner Self”, “Slave Of Pain”, “Dead Embryonic Cells” y “Desperate Cry”.

Con el tema del internet uno se va enterando antes de las cosas, por lo tanto sabía que más de alguna sorpresa nos tenían preparada: se mandaron con “Orgasmatron” de los dioses MOTÖRHEAD más “I Belive In Miracles” de los RAMONES, en una especie de sincero tributo a sus influencias.

Pero eso no era todo, la gran sorpresa fue la interpretación de la corrosiva Troops of Doom con Anton Reisenegger en las guitarras, pa’ que les digo la mansa zorra que había en cancha… ojalá que en algún momento tengan un proyecto juntos, sería una mezcla interesante debido a que los tres son iconos del Metal Sudaca. En el epilogo de la noche: “Refuse/Resist”, “Roots Bloody Roots” y el medley “Beneath the Remains / Arise / Dead Embryonic Cells” bajaron el telón de una velada espectacular.

No queda mucho que agregar, para los más escépticos lo de anoche sonaba a excusa barata para hacer plata, para otros la oportunidad de estar cerca del “verdadero SEPULTURA”.

¿Quién Gano? Claramente nosotros que, a pesar del calor y algunos errores de producción, fuimos partícipes de una jornada llena de metal y nostalgia. ¿Quiénes Perdieron? Los que no se “ascurrieron” antes y se quedaron sin entrada. Lamentable, porque no sabemos si esta ceremonia se volverá a repetir.

“Obliteration of mankind Under a pale grey sky we shall arise…”

Por Gustavo Maldonad G.

1 Comentario

  • DanieL Responder

    20 noviembre, 2018 at 19:24

    Hubiera sido grato, que se agotaran con anticipación las entradas al show. Y así haber pensado en el Caupolican. Ya que el Cariola, lo sigo encontrando pésimo para show de este tipo.

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register