DARK FUNERAL
Las hordas infernales se hicieron presentes una vez más.

NOTA DEL EDITOR: La demora en la publicación de esta reseña, se debe a que nuestro querido reportero tuvo un importante problema de salud que casi lo deja hospitalizado. Fuera del problema que podría tener para algunos el atraso de esta nota, queremos decir que nos alegramos que nuestro compañero esté bien, pero aún así pasa a la capacha por weón… No, mentira.


Octubre 16/2018, Club Rock & Guitarras.

No es raro encontrarse con polaridades en el Metal, y sobre en un segmento tan específico como el Black Metal. Entre sus filas más puristas se encuentra DARK FUNERAL, banda que escucho desde el año 2003 aproximadamente, y he podido observar la polaridad entre sus adeptos y opositores, pasando de un extremo a otro; entre el amor y el odio.

Tuve la dicha de poder verlos el año 2006, año en que tocaron el ya conocido por muchos “Teatro Novanadie” (Teatro Novedades). Recinto característico por su nefasto sonido y temperatura nivel “Sauna Infernal”. Detalles técnicos a los cuales la banda no fue la excepción desgraciadamente.

En esta oportunidad, los suecos se presentaron en las nuevas dependencias del Club/Restobar Rock & Guitarras, lugar que no conocía y no tenía absolutamente ninguna referencia acústica ni física, lo que hacía aún más enigmático cómo sería todo.

FUTHAN.
Junto a una innumerable cantidad de imprevistos -y un estado de salud deficiente de este servidor-, logré llegar al concierto a las 20:25 hrs, motivo por el cual sólo alcancé a escuchar las últimas dos canciones de los Temucanos FUTHAN, quienes arrancaron puntualmente a las 20:00 hrs y ya había presenciado en la última visita de IMMORTAL (2009) en el Teatro Caupolicán. En ese entonces, me había sorprendido gratamente su propuesta, siendo un Black Metal bastante crudo, blasfemo, y nutrido de letras de los levantamientos y mitología Mapuche.

Desgraciadamente al ingresar al Rock & Guitarras, el sonido -según mi percepción- no era el más propicio, costando trabajo distinguir con claridad las guitarras, y las letras de su frontman “Gusano”, no entendiéndose absolutamente nada. A pesar de ello, el respeto del público estuvo presente, aplaudiendo enérgicamente cada canción.

DARK FUNERAL.
Debo confesar que frente al prejuicio respecto al sonido del local, mi “primera impresión” de cómo iría todo no era del todo positiva; sin embargo, durante el show de la banda de soporte, se observaban equipos apagados que evidentemente correspondían a los suecos (entre ellos, creí haber visto un cabezal MesaBoogie ec-10, que como diría un conocido compatriota “¡Un manjarsh!”).

Dos pendones de tela con la imagen de Baphomet cubren gran parte de la amplificación utilizada, dejando sólo al descubierto sólo la batería con ambas imágenes a los costados. Esto, en compañía de una iluminación roja, nos regala un cuadro absolutamente macabro y digno de un culto satánico.

Música envasada informa el inicio de su presentación, ingresando los músicos a escenario con sus clásicas armaduras y pintura “Corpse Paint”. Creo que una de las razones que más me motivaba de la jornada, era el deleite de ver en vivo a su -supuesto- actual baterista, “Dominator” (Nils Fjellstrom), quien para mi desgracia no veo ingresando, sentándose en su reemplazo otro sujeto que desconozco. Posteriormente al show, me entero bastante tarde que el músico habría abandonado la banda en noviembre del año pasado.

Comenzando a tocar, arrancan con “Unchain My Soul”. Las dificultades en el sonido son evidentes, sin pasar desapercibido, no distinguiéndose en absoluto las guitarras. Al comenzar a cantar Heljarmadr, el micrófono se encontraba apagado, escuchándose varias bromas con respecto a los problemas técnicos. Estas dificultades son corregidas, pero la saturación se mantiene desgraciadamente durante todo el concierto, habiendo grandes pérdidas en detalles de algunos tracks.

Sin dar mayor información, dan paso a “666 Voices Inside” y “Temple of Ahriman”, siendo la reacción del público absolutamente eufórica, incrementando aún más al comenzar “My Dark Desires”, continuando con “The Arrival of Satan´s Empire”. Siempre he pensado que “Diabolis Interium” (2001) es la obra mejor realizada de la banda. Siendo una opinión absolutamente personal, debo destacar el incremento de energía de los asistentes al escuchar comenzar piezas de este discazo. Aún así, la performance de los suecos mantiene inclinada hacia su última placa “Where Shadows Forever Reign” (2016). Cabe destacar el uso de un látigo de sadomasoquismo por parte de Heljarmadr, antes y durante de la ejecución de “Goddes of Sodomy”, que generó un potente ambiente hereje.

Luego del clásico espacio antes de finalizar el concierto, se escucha en la batería un ritmo de “marcha militar” para posteriormente abrir “Nail Them to the Cross”. Al regresar el vocalista al escenario, este muestra al público una cruz invertida de madera; se aprecia a Lord Ahriman absolutamente “poseído” cabeceando. Continuando posteriormente con “Open The Gates” (canción esperada por todos/as) y finalizando con “Where Shadows Forever Reign”, tema en que Heljarmadr comienza a hondear una bandera con el logo de DARK FUNERAL.

Una jornada cargada de satanismo y rechazo extremo al “santo” Nazareno, pero con muchas dificultades en el sonido, lo cual dificultó un mayor disfrute de cada canción. Aunque la banda nunca se ha caracterizado por un sonido “limpio”, el mensaje fue claro y preciso. Las hordas infernales estamos aquí, y venimos para quedarnos.

Por Vicente Miranda H.
Fotos: Max Batlle. (Ver galería completa en el siguiente Link.)

0 Comentarios

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register