BRUJERÍA
¡Una chingona celebración!

Marzo 30/2019, ex-Teatro Mundo Mágico.

Bien prendida estuvo la jornada del sábado pasado, pa’ que estamos con cosas. Las visitas de los cuates chingones de BRUJERÍA a esta delgada y corrupta faja de tierra siempre son recibidas con entusiasmo por parte de su desquiciada fanaticada, y con mayor razón en esta ocasión donde se pasearon por varias ciudades del país en conjunto con los ingleses de LOCK UP, dejando la patá con los consejos narcos y ofreciendo machete al que no acata las leyes del Brujo.

En este caso, se aprovechó la ocasión para hacer de este un mambo de proporciones mayores, coincidiendo con la celebración del cumpleaños nº 50 del míster Jorge Hurtado, a.k.a Chargola, big boss de la conocida productora. ¡Y puta que fue buen ambiente para celebrar! Llegué a eso de las 21:00 al Teatro ex-Mundo Mágico, cuando aún no subía a escena DORSO y tuve la oportunidad de dar una vuelta antes e hidratarme con cerveza Primator, muy buena opción para pasar de las baltilocas y otras industriales.

De entrada el público ya estaba prendido entre tanta cerveza y la previa presentación de los nacionales de PRIMITIVO y EXTERMINIO, a quienes no tuve la suerte de ver por el viaje desde la quinta región -mientras algunos santiaguinos se quejan que les “queda lejitos” la weá, ¡JA!- El local está piola en cuanto al sonido y el espacio que tiene afuera es bastante bueno para pasar la calore entre mosh y mosh.

Hace tiempo que no veía al Pera Cuadra y compañía en vivo; ¡y qué buen reencuentro! Un sonido que no guatió, un show cargado de éxitos con hartos temas del aclamado “El espanto surge de la tumba” (1993) y una fanaticada incondicional que los sigue desde hace años en su bizarra mezcla musical que resulta tan característica para quienes ya llevamos tiempo en el ruedo del Metal chileno. Diez temas traería a la tarima DORSO, con obras notables como “Abducción”, “Deadly Pajarraco” o “Horrible Sacrifice”: todos cayeron de perilla al público con su excelente ejecución y la eterna vigencia del “Pera” en voz y bajo. Para cerrar, tocaron una que en lo personal es mi favorita, “Silvestre Holocaust”: ¡Ah no, que cosa maaah weeena! Pedazo de tema, lo coreé a todo pulmón cual calcetinera. Tras esto, hicieron su retiro raudamente para dar paso a la imperiosa hidratación.

Ya acercándonos al plato fuerte de la nait’ sería el turno de LOCK UP, los británicos oriundos de Birmingham con la presencia de un ícono de la escena local, el Sr. Anton Reisenegger, a quien no hace falta destacar la trayectoria de este compa porque brilla con luces propias; así lo demostró la recepción que hubo para él. El resto del combo lo componen Shane Embury, Nicholas Barker y Kevin Sharp, o sea puros connotados. Me gustó harto el sonido de la banda: no pierde calidad ni claridad en la estridencia, y encontró gran respuesta entre sus seguidores. Harto cabeceo, harto movimiento de lado a lado y una estampa distinguible dentro del Death/Grind. Algunos temas notables fueron “Necropolis Transparent” y “Acelerated Mutation”, además del cierre con “Afterlife in Purgatory”, la cual fue acompañada con entusiasmo por los asistentes. Grande el aplauso para estos tremendos músicos, de los cuales dos se repetirían el plato momentos después.

El ambiente quedó caldeado y listo para hervir con sangre chicana, cuya locura se desató apenas Juan Brujo y compañía pisaron la tarima del teatro para dar inicio al show con “Cuiden a los Niños”. La locura fue total de principio a fin durante la presentación de BRUJERÍA: mosh desatado y el resto cabeceando y gritando a todo pulmón las consignas del Brujo. Segundo tema y el golpe duro empieza con “La ley del plomo” y una serie de éxitos que ya son himnos de la banda, como “La Migra”, “Hechando Chingasos”, “Consejos Narcos”, “Pito Wilson” o “Brujerizmo”, entre tantos otros. Por primera vez me fui a piso en un concierto a mitad del mosh, pero nada importaba en esos momentos. ¡Qué más da, si a Juan Brujo no le da la voz! El hombre es un ícono viviente reconocido en todo el mundo, y total, para eso tienen otro vocalista que hace la pega bastante bien mientras el líder interactúa con todos los presentes; ¡Qué importa si no sacan un disco bueno hace años! Si tenemos el “Raza Odiada” (1995) para recordar con temazos como el zapatista “Revolución”, que dejó la patá tal cual fue la tónica de la noche.

Realmente, creo que es un show que vale la pena ver y repetirse de vez en cuando para llenarse de esa rabia y energía latina, de rebeldía ante la opresión. Todos vociferaban a todo pulmón cada una de las letras y se alzaban eufóricos ante cada riff que asestó la banda. Pal cierre, y en medio de múltiples aclamaciones (yo muy weón gritándole a Juan Brujo), pusieron el broche de oro a la noche con “Matando Güeros” y luego la ya típica “Marijuana” que acompaña en los cierres.

¡Tremenda jornada! Agradecido de la producción, del lugar y del buen sonido. Como siempre Chargola Fucking Fest poniendo la nota alta a la hora de entregar buen metal en cantidades descomunales. ¡Salud, cabrones!

Por Hernán Gonzalez U.
Fotos: Max Batlle (Ver galería completa en el siguiente Link).

0 Comentarios

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register