EXHUMED + BEYOND CREATION
Tentempié de tecnicismo, y litros de sangre como plato de fondo.

Abril 14/2019, Club Blondie.

Siendo exactamente las 19:35 hrs, del pasado domingo 14 de abril, ingreso a dependencias de la Discoteque Blondie con grandes expectativas de lo que se iba a presenciar: la ilustre vista de los canadienses BEYOND CREATION, junto con los estadounidenses EXHUMED; algo, quizás, no tan común de ver. Sin embargo, al bajar las escaleras, me encuentro con muy poca gente, observándose -con suerte- una capacidad de la sexta parte del recinto.

BEYOND CREATION:
Aproximadamente a las 19:50, los propios músicos de BEYOND CREATION suben al escenario a hacer control y monitoreo de sonido, confirmando que todo estaría bien. Actitud muy humilde que se mantuvo durante toda su presentación y que, personalmente, agradecí mucho.

Con buena técnica y apegada a los tiempos matemáticos, los del hemisferio norte comienzan a la hora señalada por la producción, abriendo su presentación con la canción “Disenthall”, la cual da inicio a su última placa denominada “Algorythm” (2018). La brutalidad se percibe al comenzar “Entre Suffrage et Mirage”. A pesar de escucharse muy fuerte, el sonido es el legible, pudiéndose distinguir cada arreglo. Sin mayor pausa, Simón Girard comienza a ejecutar los arpegios acústicos de “Surface´s Echoes”. La gran concentración entre los asistentes no deja escuchar ni un solo ruido, para luego apreciarse las chascas en movimiento ante el cambio de la canción y la brutal maestría de Philippe Boucher en los tarros.

Luego de unos agradecimientos afectuosos por parte de todos los integrantes, “Algorythm” comienza a sonar entre arreglos de taping en las cuerdas y guturales de su frontman, quien a la vez invita a los bangers iniciar un mosh, siendo la limpieza y nitidez de su sonido; un verdadero y sublime “¡manjaaaarshhh!”.

El interludio de piano de “A Travers Le Temps Et L´oubli”, genera una atmosfera de tragedia con el escenario totalmente solo, para luego continuar con la bestialidad de “In Adversity” -al más puro estilo “Dawn Of The Angry” de MORBID ANGEL-, momento en que se abre un mosh de buen tamaño.

Sin dar respiración a su reciente placa, “The Inversión” complementa la brutalidad destacándose notoriamente los arpegios acústicos de Simón, sintiéndose las transiciones entre el Death Metal más agresivo y aquellos pasajes progresivos más melancólicos que recuerdan aquellos tiempos dorados de los suecos OPETH. Manteniendo esta atmosfera, “Binomial Structures”, da un cierre instrumental a este pasaje del concierto, cargado de tecnicismo y sentimientos musicales.

Antes de finalizar la interpretación de la última placa del cuarteto de principio a fin, no podía faltar su último track denominado “The Afterlife”.

Contando con tres discos de estudio, y tan sólo 10 minutos restantes de su presentación, me invade la duda de qué canciones cerrarán la jornada. Comenzando a sonar posteriormente “Omnipresent Perception”, para luego despedirse con “Fundamental Process”.

¿Qué podría agregarse ante tan magnífica presentación? Bueno, destacar la enorme humildad de sus músicos tanto arriba como abajo del escenario. Ya que pude observar posterior a su presentación, que se movilizaban por las dependencias de la Blondie como cualquier asistente al concierto, sacándose cuanta foto y autógrafo pedían los fans, sin ni un solo aire de grandeza; ¡Tremendos!

EXHUMED:
Sin mucha ostentosidad, y con pocos “roadie” de apoyo, suben al escenario los propios músicos de EXHUMED a realizar el correspondiente control de sonido, cuadrando tanto cuerdas como volúmenes de los micrófonos de la batería. La proyección de su logo ensangrentado en la pantalla de fondo, la desaparición de sus protagonistas y la introducción sinfónica, nos da el aviso de la masacre que se vendría en los próximos minutos; comenzando sin mayor presentación a ejecutar “Decrepit Crescendo”. El sonido no es el más propicio, escuchándose prácticamente todo “reventado”, mejorando notoriamente en el transcurso de la canción. Al continuar con “Necromaniac”, el mosh va incrementando cada vez más entre bangers a “guata pelá” y otros girando en el mosh; la catarsis es evidente.

Debo resaltar el notable contraste vocal entre Matt Harvey (voz/guitarra) y Bud Burk (bajo), siendo un dueto totalmente brutalísimo entre gritos más Thrash y guturales roncos, propios del Grind purista.

Con unos arreglos de bajo y batería -para luego transitar a un rápido blast– empieza a sonar “Coins Upon The Eyes”. Entre la euforia, aparece Dr. Filthy con su motosierra, la cual se desprendían luces dentro de ella al echarla a andar mientras se desplazaba de un lugar a otro, ¡Brutaaaaal!

Sin dar cabida a la calma, el incansable doble pedal de Mike Hamilton se escucha a toda velocidad, comenzando a tocar “In My Human Slaughterhouse”.

Matt se dirige al público absolutamente verborreico y hablando a toda velocidad para continuar con la masacre, que hasta ese momento era un mosh cada vez más potente. Una ametralladora sin piedad suena en “Limb From Limb”, pasando posterior a “Necrocracy”, donde el mosh se vuelve aún más violento que en las anteriores ejecuciones. Recuperando el aire luego de pequeño silencio, antes de seguir con “Night Work” y “Distorted And Twisted To Form”.

De fondo se escucha una pequeña grabación, como proveniente de una casetera antigua, la que parece ser una situación de asesinato, comenzando a sonar de inmediato “Casketkrusher”, y continuar con la agresividad de “Slaughtercult”.

Posteriormente, Sebastian Phillips ejecuta un veloz solo de guitarra, instancia en que vuelve a ingresar Dr. Filthy, esta vez con una guitarra eléctrica estilo “Ibanez Xiphos” y una galletera para cortar metal saliendo chispas para todos lados mientras intenta cortar el instrumento. En ese instante, ingresa el resto de los músicos para tocar “All Guts, No Glory” -al vals de las chispas-, pasando posteriormente a “As Hammer To Anvil”, “Torso”, “Forged In Fire” (Formed in Flame), “WaxWork” y “Death Revenge”.

Posterior a una pequeña pausa, el grupo regresa para ejecutar sus últimas dos canciones: “Defenders Of The Grave” y “Open The Abscess”, recibiendo los eufóricos aplausos de los presentes.

Una jornada memorable y bizarra de los padres del Gore Metal, una jornada cargada de carne humana, viseras y repulsión, con toda la esencia del Death/Grind.

Si lo vivido pudiese ser llevado a la mesa de un restaurant, daría mis agradecimientos al chef; gracias por este tentempié de tecnicismo, y por los litros y litros de sangre como plato de fondo.

Por Vicente Miranda H.
Fotos: Víctor Donoso (Ver galería completa en el siguiente Link.)

0 Comentarios

Deja un comentario o un escupito

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Don't have account. Register

Lost Password

Register